x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Eclesiastés 8:16 - Nueva Version Internacional

Eclesiastés 8:16

Al dedicarme al *conocimiento de la sabiduría y a la observación de todo cuanto se hace en la tierra, sin que pudiera conciliar el sueño ni de día ni de noche,

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Reina Valera 1960

Yo, pues, dediqué mi corazón a conocer sabiduría, y a ver la faena que se hace sobre la tierra (porque hay quien ni de noche ni de día ve sueño en sus ojos);

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Traducción en Lenguaje Actual

Tanto me dediqué a observar todo lo que se hace en este mundo, y a tratar de entender lo que es la sabiduría, que ni de noche ni de día podía dormir.

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Nueva Versión Internacional 1999

Al dedicarme al conocimiento de la sabiduría y a la observación de todo cuanto se hace en la tierra, sin que pudiera conciliar el sueño ni de día ni de noche,

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Biblia de las Americas

Cuando apliqué mi corazón a conocer la sabiduría y a ver la tarea que ha sido hecha sobre la tierra (aunque uno no durmiera ni de día ni de noche),

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Dios habla hoy

Mientras más me entregué a aprender y a saber y a observar todo lo que se hace en este mundo –llega un momento en que no puede uno dormir a ninguna hora–,

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando yo puse mi corazón a adquirir sabiduría y a percibir la aflicción sobre la tierra, que los ojos de la gente no ven sueño ni de día ni de noche,

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Nueva Traducción Viviente

Mientras buscaba la sabiduría y observaba las cargas que lleva la gente aquí en la tierra, descubrí que la actividad no cesa ni de día ni de noche.

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - La Biblia del Oso  RV1569

Por loqual yo di mi coraçon à conocer Sabiduria, y a ver la occupacion, que ſe haze ſobre la tierra, q̃ ni de noche ni de dia vee el hombre ſueño en ſus ojos.

Ver Capítulo

Eclesiastés 8:16 - Reina Valera Antigua 1602

Yo pues dí mi corazón á conocer sabiduría, y á ver la faena que se hace sobre la tierra; (porque hay quien ni de noche ni de día ve sueño en su ojos;)

Ver Capítulo