x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Eclesiastés 4:4 - Nueva Version Internacional

Eclesiastés 4:4

Vi además que tanto el afán como el éxito en la vida despiertan envidias. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Reina Valera 1960

He visto asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras despierta la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Traducción en Lenguaje Actual

También vi que todos trabajan y buscan progresar sólo para tener más que los otros. Pero tampoco esto tiene sentido, porque es como querer atrapar el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Nueva Versión Internacional 1999

Vi además que tanto el afán como el éxito en la vida despiertan envidias. Y también esto es absurdo; ¡es correr tras el viento!

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Biblia de las Americas

Y he visto que todo trabajo y toda obra hábil que se hace, es el resultado de la rivalidad entre el hombre y su prójimo. También esto es vanidad y correr tras el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Dios habla hoy

Vi también que el mucho trabajar y el éxito en una empresa provocan la envidia de unos contra otros, y esto también es vana ilusión y querer atrapar el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Después comprendí que todo esfuerzo y logro nacen de la envidia de una persona por la otra. Esto también es vanidad y rebeldía de ruaj. °

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Nueva Traducción Viviente

Luego observé que a la mayoría de la gente le interesa alcanzar el éxito porque envidia a sus vecinos; pero eso tampoco tiene sentido, es como perseguir el viento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Vide tambien todo trabajo, y toda reitud de obras, que no es ſino embidia del hombre contra ſu proximo. Tambien eſto es vanidad, y affliccion de eſpiritu.

Ver Capítulo

Eclesiastés 4:4 - Reina Valera Antigua 1602

Visto he asimismo que todo trabajo y toda excelencia de obras mueve la envidia del hombre contra su prójimo. También esto es vanidad y aflicción de espíritu.

Ver Capítulo