x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Deuteronomio 32:2 - Nueva Version Internacional

Deuteronomio 32:2

Que caiga mi enseñanza como lluvia y desciendan mis palabras como rocío, como aguacero sobre el pasto nuevo, como lluvia abundante sobre plantas tiernas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Reina Valera 1960

Goteará como la lluvia mi enseñanza; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba;

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Traducción en Lenguaje Actual

Lo que tengo que decir es tan bueno como la lluvia, que hace bien a las plantas y a la hierba del campo.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Nueva Versión Internacional 1999

Que caiga mi enseñanza como lluvia y desciendan mis palabras como rocío, como aguacero sobre el pasto nuevo, como lluvia abundante sobre plantas tiernas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Biblia de las Americas

Caiga como la lluvia mi enseñanza, y destile como el rocío mi discurso, como llovizna sobre el verde prado y como aguacero sobre la hierba.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Dios habla hoy

"Mi enseñanza caerá como la lluvia, mi discurso será como el rocío, como llovizna sobre la hierba, como gotas de agua sobre el pasto.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Kadosh Israelita Mesiánica

Las enseñanzas caigan como lluvia. Mi oratoria se condense con rocío, Como nieve sobre la hierba.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Nueva Traducción Viviente

Que mi enseñanza caiga sobre ustedes como lluvia; que mi discurso se asiente como el rocío. Que mis palabras caigan como lluvia sobre pastos suaves, como llovizna delicada sobre plantas tiernas.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - La Biblia del Oso  RV1569

Goteará, como la lluuia, mi dorina: diſtilará, como el rocio, mi dicho: como las mollinas ſobrela grama, y como las gotas ſobre la yerua.

Ver Capítulo

Deuteronomio 32:2 - Reina Valera Antigua 1602

Goteará como la lluvia mi doctrina; Destilará como el rocío mi razonamiento; Como la llovizna sobre la grama, Y como las gotas sobre la hierba:

Ver Capítulo