x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Daniel 7:28 - Nueva Version Internacional

Daniel 7:28

"Aquí termina la visión. Yo, Daniel, me quedé desconcertado por tantas ideas que me pasaban por la *mente, a tal grado que palideció mi rostro. Pero preferí mantener todo esto en secreto."[3]

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Reina Valera 1960

Aquí fue el fin de sus palabras. En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron y mi rostro se demudó; pero guardé el asunto en mi corazón.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Traducción en Lenguaje Actual

»Esto fue todo lo que vi, y me quedé muy preocupado. Y aunque me entró mucho miedo, no le dije a nadie lo que había visto».

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Nueva Versión Internacional 1999

»Aquí termina la visión. Yo, Daniel, me quedé desconcertado por tantas ideas que me pasaban por la mente, a tal grado que palideció mi rostro. Pero preferí mantener todo esto en secreto.»[h]

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Biblia de las Americas

Hasta aquí la revelación. En cuanto a mí, Daniel, mis pensamientos me turbaron en gran manera y mi rostro palideció, pero guardé el asunto en mi corazón.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Dios habla hoy

"Este es el final del relato. Y yo, Daniel, me quedé muy preocupado y me puse pálido; pero no dije nada a nadie sobre este asunto."

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Este es el fin del relato. En cuanto a mí, Dani'el, mis pensamientos grandemente me atribularon; y mi semblante fue cambiado pero guardé el asunto en mi corazón." °

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Nueva Traducción Viviente

Aquí termina la visión. Yo, Daniel, estaba espantado por mis pensamientos y mi rostro estaba pálido de miedo, pero no le dije nada a nadie.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - La Biblia del Oso  RV1569

Haſta aqui fué el fin de la platica. Yo Daniel, mucho me turbaron mis penſamientos, y mi roſtro ſeme mudó: mas el negocio guardélo en mi coraçon.

Ver Capítulo

Daniel 7:28 - Reina Valera Antigua 1602

Hasta aquí fué el fin de la plática. Yo Daniel, mucho me turbaron mis pensamientos, y mi rostro se me mudó: mas guardé en mi corazón el negocio.

Ver Capítulo