x

Biblia Online

Anuncios


Daniel 10:8 - Nueva Version Internacional

Daniel 10:8

Nadie se quedó conmigo cuando tuve esta gran visión. Las fuerzas me abandonaron, palideció mi rostro, y me sentí totalmente desvalido.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Reina Valera 1960

Quedé, pues, yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó fuerza en mí, antes mi fuerza se cambió en desfallecimiento, y no tuve vigor alguno.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Nueva Versión Internacional 1999

Nadie se quedó conmigo cuando tuve esta gran visión. Las fuerzas me abandonaron, palideció mi rostro, y me sentí totalmente desvalido.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Biblia de las Americas

Me quedé solo viendo esta gran visión; no me quedaron fuerzas, y mi rostro se demudó, desfigurándose, sin retener yo fuerza alguna.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Dios habla hoy

yo estaba solo cuando tuve esta gran visión. Me puse completamente pálido y sentí que me faltaban las fuerzas.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así, pues, fui dejado solo; y cuando vi esta grande visión, no había quedado fuerza en mí – mi rostro de gloria fue vuelto de corrupción; y yo no tenía fuerza. °

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Nueva Traducción Viviente

De modo que quedé allí solo para contemplar tan sorprendente visión. Las fuerzas me abandonaron, mi rostro se volvió mortalmente pálido y me sentí muy débil.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Y quedé yo ſolo: y vide eſta gran viſion, y no quedó en mi es fuerço autes mi fuerça ſe me trocó en deſmayo ſin retener alguna fuerça.

Ver Capítulo

Daniel 10:8 - Reina Valera Antigua 1602

Quedé pues yo solo, y vi esta gran visión, y no quedó en mí esfuerzo; antes mi fuerza se me trocó en desmayo, sin retener vigor alguno.

Ver Capítulo