x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Cantares 3:5 - Nueva Version Internacional

Cantares 3:5

Yo les ruego, mujeres de Jerusalén, por las gacelas y cervatillas del bosque, que no desvelen ni molesten a mi amada hasta que ella quiera despertar.

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Reina Valera 1960

Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, Por los corzos y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera.

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Mujeres de Jerusalén, quiero que me prometan, por las gacelas y venaditas que corren por el bosque, que no molestarán a mi amada ni la despertarán de su sueño de amor hasta que ella sola se despierte.

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Nueva Versión Internacional 1999

Yo les ruego, mujeres de Jerusalén, por las gacelas y cervatillas del bosque, que no desvelen ni molesten a mi amada hasta que ella quiera despertar.

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Biblia de las Americas

Yo os conjuro, oh hijas de Jerusalén, por las gacelas o por las ciervas del campo, que no levantéis ni despertéis a mi amor, hasta que quiera.

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Dios habla hoy

Prométanme, mujeres de Jerusalén, por las gacelas y cervatillas del bosque, no interrumpir el sueño de mi amor. ¡Déjenla dormir hasta que quiera Coro despertar!

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Les advierto, hijas de Yerushalayim, por los alces y venados en el bosque, que no despierten o agiten al amor hasta que se quiera levantar!

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Nueva Traducción Viviente

Prométanme, oh mujeres de Jerusalén, por las gacelas y los ciervos salvajes, que no despertarán el amor hasta que llegue el momento apropiado.*

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - La Biblia del Oso  RV1569

Yo os conjuro, ó donzellas de Ieruſalẽ, por las gamas, ò por las cieruas del campo, que no deſperteys, ni hagays velar àl Amor, haſtaque el quiera.

Ver Capítulo

Cantares 3:5 - Reina Valera Antigua 1602

Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalem, Por las gamas y por las ciervas del campo, Que no despertéis ni hagáis velar al amor, Hasta que quiera.

Ver Capítulo