Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Tesalonicenses 2:3 - Nueva Version Internacional

2 Tesalonicenses 2:3

No se dejen engañar de ninguna manera, porque primero tiene que llegar la rebelión contra Dios* y manifestarse el hombre de maldad,* el destructor por naturaleza.*

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Reina Valera 1960

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición,

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Traducción en Lenguaje Actual

No permitan que nadie los engañe. Ese día no llegará hasta que los enemigos de Dios se rebelen contra él y haya aparecido el hombre malvado, que será destruido.

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Biblia de las Americas

Que nadie os engañe en ninguna manera, porque no vendrá sin que primero venga la apostasía y sea revelado el hombre de pecado, el hijo de perdición,

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Dios habla hoy

No se dejen engañar de ninguna manera. Pues antes de aquel día tiene que venir la rebelión contra Dios, [1] cuando aparecerá el hombre malvado, [2] el que está condenado a la perdición. [3]

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Nueva Traducción Viviente

No se dejen engañar por lo que dicen. Pues aquel día no vendrá hasta que haya una gran rebelión contra Dios y se dé a conocer el hombre de anarquía,* aquél que trae destrucción.*

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Palabra de Dios para Todos

No permitan que nadie los engañe de ninguna manera. El día del Señor llegará después de que ocurra la rebelión contra Dios, que no sucederá sino hasta que aparezca el hombre maligno destinado a la destrucción.

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Biblia de Jerusalén 1998

Que nadie os engañe de ninguna manera. Primero tiene que venir la apostasía y manifestarse el Hombre impío, el Hijo de perdición,

Ver Capítulo

2 Tesalonicenses 2:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

No dejen que nadie los engañe en ninguna manera. Porque el Día no vendrá sin que antes venga la Apostasía[4] y el hombre que se separa a sí mismo de la Toráh sea revelado, el destinado a perdición.[5]

Ver Capítulo