Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Reyes 4:8 - Nueva Version Internacional

2 Reyes 4:8

Un día, cuando Eliseo pasaba por Sunén, cierta mujer de buena posición le insistió que comiera en su casa. Desde entonces, siempre que pasaba por ese pueblo, comía allí.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Reina Valera 1960

Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem; y había allí una mujer importante, que le invitaba insistentemente a que comiese; y cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Un día, Eliseo fue al pueblo de Sunem. Allí, una mujer muy importante le insistió que fuera a comer a su casa. Y cada vez que Eliseo pasaba por allí, se quedaba a comer en casa de ella.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Biblia de las Americas

Y aconteció que un día pasaba Eliseo por Sunem, donde había una mujer distinguida, y ella le persuadió a que comiera. Y así fue que siempre que pasaba, entraba allí a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Dios habla hoy

Aconteció también que un día pasaba Eliseo por Sunem, [2] y una mujer importante que allí vivía le invitó insistentemente a que se quedara a comer. Cuando él pasaba por allí, venía a la casa de ella a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Nueva Traducción Viviente

Cierto día, Eliseo fue a la ciudad de Sunem y una mujer rica que vivía allí le insistió que fuera a comer a su casa. Después, cada vez que él pasaba por allí, se detenía en esa casa para comer algo.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Palabra de Dios para Todos

Un día Eliseo fue a Sunén, donde vivía una mujer importante. Ella insistió en que Eliseo se quedara a comer en su casa. Así que cada vez que Eliseo pasaba por aquel lugar se detenía para comer ahí.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Eliseo pasó un día por Sunén, donde vivía una mujer principal que le porfió a que se quedara a comer. Desde entonces, cada vez que pasaba, se detenía allí a comer.

Ver Capítulo

2 Reyes 4:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Un día Elisha visitó Shunem, y una mujer acomodada que vivía allí lo presionó para que se quedara y comiera pan. Después de esto, cuando él pasaba por allí, paraba para comer allí.

Ver Capítulo