Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Crónicas 13:7 - Nueva Version Internacional

2 Crónicas 13:7

Unos hombres ociosos y malvados se unieron a Roboán hijo de Salomón, cuando éste era joven y débil de carácter, y se le impusieron, de modo que no pudo hacerles frente.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Reina Valera 1960

Y se juntaron con él hombres vanos y perversos, y pudieron más que Roboam hijo de Salomón, porque Roboam era joven y pusilánime, y no se defendió de ellos.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Traducción en Lenguaje Actual

Te has rodeado de un grupo de malvados, buenos para nada. Son los mismos que mal aconsejaron a Roboam, el hijo de Salomón, y como él era muy joven e indeciso, no pudo enfrentarse a ellos.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Biblia de las Americas

y se juntaron con él hombres indignos y malvados que prevalecieron sobre Roboam, hijo de Salomón, cuando Roboam era joven y tímido, y no pudo prevalecer contra ellos.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Dios habla hoy

y se le unieron unos hombres ociosos y malvados, que se impusieron a Roboam, hijo de Salomón, porque era joven y débil de carácter. Así que no tuvo fuerza para enfrentarse con ellos.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Nueva Traducción Viviente

Luego se le unió toda una banda de sinvergüenzas, quienes desafiaron a Roboam, hijo de Salomón, cuando todavía era joven y sin experiencia y no podía hacerles frente.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Palabra de Dios para Todos

Él, junto con otros hombres ociosos y perversos, se impuso contra Roboán hijo de Salomón, quien por ser un joven inexperto no pudo hacerles frente.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Biblia de Jerusalén 1998

Se le unieron algunos hombres fatuos y malvados que se impusieron a Roboán, hijo de Salomón, pues Roboán era joven y débil de corazón y no podía resistirles.

Ver Capítulo

2 Crónicas 13:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

Se reunieron alrededor de él hombres pestilentes, transgresores, y él se ha levantado contra Rejaveam el hijo de Shlomó, y Rejaveam era joven y temeroso en el corazón, y él no prevaleció.

Ver Capítulo