Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 3:6 - Nueva Version Internacional

2 Corintios 3:6

Él nos ha capacitado para ser servidores de un nuevo pacto, no el de la letra sino el del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Reina Valera 1960

el cual asimismo nos hizo ministros competentes de un nuevo pacto, no de la letra, sino del espíritu; porque la letra mata, mas el espíritu vivifica.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Ahora Dios nos ha preparado para que anunciemos a todos nuestro nuevo compromiso con él. Este nuevo compromiso no se apoya en la ley, sino en el Espíritu de Dios. Porque la ley condena a muerte al pecador, pero el Espíritu de Dios da vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Biblia de las Americas

el cual también nos hizo suficientes como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Dios habla hoy

pues él nos ha capacitado para ser servidores de una nueva alianza, [1] basada no en una ley, sino en la acción del Espíritu. La ley condena a muerte, pero el Espíritu de Dios da vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Nueva Traducción Viviente

Él nos capacitó para que seamos ministros de su nuevo pacto. Éste no es un pacto de leyes escritas, sino del Espíritu. El antiguo pacto escrito termina en muerte; pero, de acuerdo con el nuevo pacto, el Espíritu da vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Palabra de Dios para Todos

Sólo Dios nos hace capaces de ser sus siervos del nuevo pacto que él ha hecho con su pueblo. Este nuevo pacto no está basado en una ley escrita, sino en el Espíritu, porque la ley escrita lleva a la muerte, en cambio el Espíritu lleva a la vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Biblia de Jerusalén 1998

el cual nos capacitó para ser ministros de una nueva alianza, no de la letra, sino del Espíritu, pues la letra mata mas el Espíritu da vida.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Quien hasta nos ha hecho competentes para servir como obreros a un Nuevo Pacto, la esencia del cual no está escrita en un libro, sino en el Ruaj. Porque el texto escrito trae muerte, pero el Ruaj da vida.[7]

Ver Capítulo