Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 2:4 - Nueva Version Internacional

2 Corintios 2:4

Les escribí con gran tristeza y angustia de corazón, y con muchas lágrimas, no para entristecerlos sino para darles a conocer la profundidad del amor que les tengo.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Reina Valera 1960

Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Pero cuando les escribí, estaba yo tan triste y preocupado que hasta lloraba. No quería ponerlos tristes; mas bien, quería que se dieran cuenta del gran amor que les tengo.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Biblia de las Americas

Pues por la mucha aflicción y angustia de corazón os escribí con muchas lágrimas, no para entristeceros, sino para que conozcáis el amor que tengo especialmente por vosotros.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Dios habla hoy

pero cuando les escribí esa carta, me sentía tan preocupado y afligido que hasta lloraba. Sin embargo, no la escribí para causarles tristeza, sino para que vieran el amor tan grande que les tengo.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Nueva Traducción Viviente

Escribí aquella carta con gran angustia, un corazón afligido y muchas lágrimas. No quise causarles tristeza, más bien quería que supieran cuánto amor tengo por ustedes.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Palabra de Dios para Todos

Cuando les escribí estaba triste, preocupado y lloraba, pero no les escribí para hacerlos sentir tristes, sino para que se dieran cuenta del gran amor y del cariño que siento por ustedes.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Biblia de Jerusalén 1998

Efectivamente, os escribí en una gran aflicción y angustia de corazón, con muchas lágrimas, no para entristeceros, sino para que conocierais el amor desbordante que a vosotros os tengo.

Ver Capítulo

2 Corintios 2:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Les escribí con un corazón muy atribulado y angustiado, y con muchas lágrimas, no para causarles dolor, sino para que se percataran del amor tan grande que tengo por ustedes.

Ver Capítulo