Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 10:12 - Nueva Version Internacional

2 Corintios 10:12

No nos atrevemos a igualarnos ni a compararnos con algunos que tanto se recomiendan a sí mismos. Al medirse con su propia medida y compararse unos con otros, no saben lo que hacen.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Reina Valera 1960

Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos por sí mismos, y comparándose consigo mismos, no son juiciosos.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Traducción en Lenguaje Actual

Jamás llegaré a compararme con los que hablan bien de sí mismos. Compararse con uno mismo es una tontería.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Biblia de las Americas

Porque no nos atrevemos a contarnos ni a compararnos con algunos que se alaban a sí mismos; pero ellos, midiéndose a sí mismos y comparándose consigo mismos, carecen de entendimiento.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Dios habla hoy

Ciertamente, no nos atrevemos a igualarnos o a compararnos con esos que se alaban a sí mismos. Pero ellos cometen una tontería al medirse con su propia medida y al compararse unos con otros.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Nueva Traducción Viviente

Ah, no se preocupen; no nos atreveríamos a decir que somos tan maravillosos como esos hombres, ¡que les dicen qué importantes son ellos! Pero sólo se comparan el uno con el otro, empleándose a sí mismos como estándar de medición. ¡Qué ignorantes!

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Palabra de Dios para Todos

No nos atrevemos a ponernos al mismo nivel de los que se alaban a sí mismos. Al medirse con medidas que ellos mismos han creado, demuestran que en realidad no entienden nada.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Biblia de Jerusalén 1998

Ciertamente no osamos igualarnos ni compararnos a algunos que se recomiendan a sí mismos. Midiéndose a sí mismos según su opinión y comparándose consigo mismos, obran sin sentido.

Ver Capítulo

2 Corintios 10:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

No nos atrevimos a clasificarnos o compararnos con algunos que se alaban a sí mismos. Midiéndose a sí mismo unos con otros, y comparándose uno con el otro, son sencillamente estúpidos.

Ver Capítulo