x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



1 Samuel 9:22 - Nueva Version Internacional

1 Samuel 9:22

No obstante, Samuel tomó a Saúl y a su criado, los llevó al salón y les dio un lugar especial entre los invitados, que eran unos treinta.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Reina Valera 1960

Entonces Samuel tomó a Saúl y a su criado, los introdujo a la sala, y les dio lugar a la cabecera de los convidados, que eran unos treinta hombres.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Traducción en Lenguaje Actual

En el comedor había como treinta invitados, pero Samuel hizo que Saúl y su ayudante se sentaran en el lugar más importante.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Nueva Versión Internacional 1999

No obstante, Samuel tomó a Saúl y a su criado, los llevó al salón y les dio un lugar especial entre los invitados, que eran unos treinta.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Biblia de las Americas

Entonces Samuel tomó a Saúl y a su criado, los llevó a la sala y les dio un lugar a la cabecera de los invitados que eran unos treinta hombres.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Dios habla hoy

Entonces Samuel tomó a Saúl y a su criado, los llevó al salón y les ofreció el lugar principal entre los presentes, que eran unas treinta personas.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Kadosh Israelita Mesiánica

Shemuel tomó a Shaúl y a su sirviente, los trajo a la posada y los hizo sentar en el lugar reservado para el más importante de los huéspedes invitados, que numeraban como setenta personas.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Nueva Traducción Viviente

Luego Samuel llevó a Saúl y a su siervo al comedor y los sentó en la cabecera de la mesa, y así los honró más que a los treinta invitados especiales.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - La Biblia del Oso  RV1569

Y trauando Samuel de Saul y de ſu criado, metiolos àl cenadero, y dioles lugar en la cabecera de los combidados, que eran como treynta varones.

Ver Capítulo

1 Samuel 9:22 - Reina Valera Antigua 1602

Y trabando Samuel de Saúl y de su criado, metiólos en la sala, y dióles lugar á la cabecera de los convidados, que eran como unos treinta hombres.

Ver Capítulo