x

Biblia Online

Anuncios


1 Samuel 25:35 - Nueva Version Internacional

1 Samuel 25:35

Dicho esto, David aceptó lo que ella le había traído. Vuelve tranquila a tu casa añadió. Como puedes ver, te he hecho caso: te concedo lo que me has pedido.[8]

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Reina Valera 1960

Y recibió David de su mano lo que le había traído, y le dijo: Sube en paz a tu casa, y mira que he oído tu voz, y te he tenido respeto.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Traducción en Lenguaje Actual

David aceptó la comida que Abigail le había traído, y le dijo: —Puedes irte tranquila, que yo haré lo que me has pedido.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Nueva Versión Internacional 1999

Dicho esto, David aceptó lo que ella le había traído. -Vuelve tranquila a tu casa -añadió-. Como puedes ver, te he hecho caso: te concedo lo que me has pedido.[u]

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Biblia de las Americas

Recibió David de su mano lo que ella había traído y le dijo: Sube en paz a tu casa. Mira, te he escuchado y te he concedido tu petición.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Dios habla hoy

Luego David recibió de manos de ella lo que le había llevado, y le dijo: –Puedes irte tranquila a tu casa. Como ves, he atendido a tus razones y te he concedido lo que me pediste.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así que David recibió de ella lo que ella le había traído, entonces le dijo: "Sube en Shalom a tu casa. Yo he escuchado a tu voz y te he aceptado tu petición."

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Nueva Traducción Viviente

Entonces David aceptó su regalo y le dijo: —Vuelve a tu casa en paz. Escuché lo que dijiste y no mataremos a tu esposo.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque biue Iehoua Dios de Iſrael, q̃ me ha defendido de hazerte mal, que ſi no te ouieras dado prießa à venirme àl encuẽtro, de aqui amañana no le quedâra à Nabal meante à la pared.

Ver Capítulo

1 Samuel 25:35 - Reina Valera Antigua 1602

Y recibió David de su mano lo que le había traído, y díjole: Sube en paz á tu casa, y mira que he oído tu voz, y tenídote respeto.

Ver Capítulo