Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Reyes 22:35 - Nueva Version Internacional

1 Reyes 22:35

Todo el día arreció la batalla, y al rey se le mantuvo de pie en su carro, frente a los sirios. Pero la sangre de su herida no dejaba de correr por el piso del carro, y esa misma tarde Acab murió.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Reina Valera 1960

Pero la batalla había arreciado aquel día, y el rey estuvo en su carro delante de los sirios, y a la tarde murió; y la sangre de la herida corría por el fondo del carro.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Traducción en Lenguaje Actual

Ese día la batalla fue muy dura. Algunos soldados mantuvieron en pie al rey en su carro de combate, enfrentando a los sirios. Pero la sangre de su herida corría por el piso del carro y en la tarde el rey murió.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Biblia de las Americas

Pero la batalla arreció aquel día, y el rey fue sostenido en su carro frente a los arameos y al atardecer murió; la sangre de la herida corría hasta el fondo del carro.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Dios habla hoy

Aquel día había arreciado la batalla y el rey tuvo que ser sostenido en su carro frente a los sirios. A la caída de la tarde murió, y la sangre de la herida corría por el fondo del carro.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Nueva Traducción Viviente

La encarnizada batalla se prolongó todo ese día, y el rey permaneció erguido en su carro frente a los arameos. La sangre de su herida corría hasta llegar al piso del carro, y al atardecer, murió.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Palabra de Dios para Todos

Los ejércitos continuaron en batalla aquel día, y el rey Acab se quedó de pie en su carro frente al ejército de Siria. La sangre de la herida corría por el piso del carro y por la tarde, el rey murió.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Biblia de Jerusalén 1998

Aquel día el combate se prolongó y el rey hubo de ser sostenido en pie en su carro frente a los arameos, hasta que murió al atardecer; la sangre de la herida corría por el fondo del carro.

Ver Capítulo

1 Reyes 22:35 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero la batalla había arreciado aquel día; y ellos sostuvieron al rey parado en su carruaje frente a Aram hasta que murió en la tarde, con la sangre chorreando de su herida y cayendo en el piso del carruaje.

Ver Capítulo