Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Reyes 18:29 - Nueva Version Internacional

1 Reyes 18:29

Pasó el mediodía, y siguieron con su espantosa algarabía hasta la hora del sacrificio vespertino. Pero no se escuchó nada, pues nadie respondió ni prestó atención.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Reina Valera 1960

Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio, pero no hubo ninguna voz, ni quien respondiese ni escuchase.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Traducción en Lenguaje Actual

Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando y saltando como locos. Por fin llegó la hora acordada para quemar el toro, pero no se oyó ninguna voz. Nadie escuchó ni contestó nada.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Biblia de las Americas

Y sucedió que pasado el mediodía, se pusieron a gritar frenéticamente hasta la hora de ofrecerse el sacrificio de la tarde ; pero no hubo voz, ni nadie respondió ni nadie hizo caso.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Dios habla hoy

Pasó el mediodía y ellos siguieron gritando frenéticamente hasta la hora de ofrecer el sacrificio, [9] pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera ni escuchara.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Nueva Traducción Viviente

Gritaron disparates toda la tarde hasta la hora del sacrificio vespertino, pero aún no había respuesta, ni siquiera se oía un solo sonido.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Palabra de Dios para Todos

Se hizo tarde, pero el fuego todavía no aparecía. Los profetas continuaron profetizando hasta llegar el momento de hacer el sacrificio de la tarde, pero no pasó absolutamente nada. Baal no hizo ni un ruido. No contestó nada. Nadie los escuchaba.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Biblia de Jerusalén 1998

Pasado el mediodía, se pusieron a hacer el profeta hasta la hora de la presentación de la ofrenda, pero no hubo voz, no hubo quien escuchara ni quien respondiera.

Ver Capítulo

1 Reyes 18:29 - Kadosh Israelita Mesiánica

Y profetizaron hasta que llegó el anochecer, hasta que fue hora para la ofrenda de la tarde. Eliyah habló con los profetas de las abominaciones: "Sepárense por ahora, yo ofreceré mi sacrificio." Y ellos se pararon a un lado.

Ver Capítulo