x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



1 Reyes 13:29 - Nueva Version Internacional

1 Reyes 13:29

Entonces el profeta levantó el cadáver del hombre de Dios, lo puso sobre el asno y se lo llevó de vuelta a la ciudad para hacer duelo por él y enterrarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Reina Valera 1960

Entonces tomó el profeta el cuerpo del varón de Dios, y lo puso sobre el asno y se lo llevó. Y el profeta viejo vino a la ciudad, para endecharle y enterrarle.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Traducción en Lenguaje Actual

Entonces el anciano profeta levantó el cuerpo del profeta de Judá. Lo puso encima del burro y lo llevó a la ciudad para llorar por él y sepultarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Nueva Versión Internacional 1999

Entonces el profeta levantó el cadáver del hombre de Dios, lo puso sobre el asno y se lo llevó de vuelta a la ciudad para hacer duelo por él y enterrarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Biblia de las Americas

El profeta levantó el cadáver del hombre de Dios, lo puso sobre el asno y lo trajo. Vino a la ciudad del anciano profeta para hacer duelo por él y enterrarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Dios habla hoy

Entonces tomó el profeta el cuerpo del varón de Dios, lo puso sobre el asno y se lo llevó. El profeta viejo fue a la ciudad para hacerle duelo y enterrarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Kadosh Israelita Mesiánica

El profeta recogió el cuerpo del hombre de Elohim, lo puso sobre el asno y lo llevó de regreso a la ciudad donde él vivía, para llevar luto y sepultarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Nueva Traducción Viviente

Entonces el profeta cargó el cuerpo del hombre de Dios sobre el burro y lo llevó de regreso a la ciudad para hacer duelo por su muerte y enterrarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - La Biblia del Oso  RV1569

Y tomando el propheta el cuerpo del varon de Dios, puſolo ſobre el aſno, y tornolo. Y el propheta viejo vino à la ciudad, para endecharlo y enterrarlo.

Ver Capítulo

1 Reyes 13:29 - Reina Valera Antigua 1602

Y tomando el profeta el cuerpo del varón de Dios, púsolo sobre el asno, y llevóselo. Y el profeta viejo vino á la ciudad, para endecharle y enterrarle.

Ver Capítulo