Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Crónicas 29:6 - Nueva Version Internacional

1 Crónicas 29:6

Entonces los jefes de familia, los jefes de las tribus de Israel, los jefes de mil y de cien soldados, y los encargados de las obras del rey hicieron sus ofrendas voluntarias.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Reina Valera 1960

Entonces los jefes de familia, y los príncipes de las tribus de Israel, jefes de millares y de centenas, con los administradores de la hacienda del rey, ofrecieron voluntariamente.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Entonces todos los jefes de Israel y las altas autoridades del reino dieron de buena voluntad las siguientes ofrendas:

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Biblia de las Americas

Entonces los jefes de las casas paternas, y los jefes de las tribus de Israel, y los jefes de millares y de centenares, con los supervisores sobre la obra del rey, ofrecieron voluntariamente sus donativos ;

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Dios habla hoy

Entonces los jefes de familia, los jefes de las tribus de Israel, los jefes de batallones y de compañías, y los jefes de obras públicas del rey, hicieron donativos voluntarios,

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Nueva Traducción Viviente

Entonces los jefes de familia, los jefes de las tribus de Israel, los generales y capitanes del ejército* y los funcionarios administrativos del rey, todos ofrendaron voluntariamente.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Palabra de Dios para Todos

Entonces los jefes de familia, los jefes de las tribus de Israel, los jefes de mil y cien soldados, y los funcionarios administrativos del rey hicieron voluntariamente sus donaciones.

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Biblia de Jerusalén 1998

Entonces los cabezas de familia, los jefes de las tribus de Israel, los jefes de millar y de cien y los encargados de las obras del rey ofrecieron espontáneamente sus donativos

Ver Capítulo

1 Crónicas 29:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Entonces los jefes de clanes, los jefes de las tribus de Yisra'el, los capitanes de miles y de cientos, junto con los supervisores sobre el trabajo del rey ofrecieron voluntariamente.

Ver Capítulo