x

Biblia Online

Anuncios


Lamentaciones 4:12 - Nacar-Colunga

Lamentaciones 4:12

Lamed. — Nunca creyeron los reyes de la tierra, ni cuantos habitan en el mundo, que entraría el enemigo y adversario por las puertas de Jerusalén.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Reina Valera 1960

Nunca los reyes de la tierra, ni todos los que habitan en el mundo, Creyeron que el enemigo y el adversario entrara por las puertas de Jerusalén.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Traducción en Lenguaje Actual

¡Terminaron entrando a la ciudad los enemigos de Jerusalén! ¡Nadie en el mundo se imaginaba que esto pudiera ocurrir!

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Nueva Version Internacional

y la consumió hasta sus cimientos. Lámed - No creían los reyes de la tierra, ni tampoco los habitantes del mundo, que los enemigos y adversarios de Jerusalén cruzarían alguna vez sus *puertas.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Nueva Versión Internacional 1999

Lámed No creían los reyes de la tierra, ni tampoco los habitantes del mundo, que los enemigos y adversarios de Jerusalén cruzarían alguna vez sus puertas.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Biblia de las Americas

No creyeron los reyes de la tierra, ni ninguno de los habitantes del mundo, que pudieran entrar el adversario y el enemigo por las puertas de Jerusalén.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Dios habla hoy

Jamás creyeron los reyes de la tierra, todos los que reinaban en el mundo, que el enemigo, el adversario, entraría por las puertas de Jerusalén.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

ל Lamed Los reyes de la tierra, aun ° todos los que moraban en el mundo, no creyeron que un enemigo opresor entraría por la puertas de Yerushalayim.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - Nueva Traducción Viviente

Ningún rey sobre toda la tierra, nadie en todo el mundo, hubiera podido creer que un enemigo lograra entrar por las puertas de Jerusalén.

Ver Capítulo

Lamentaciones 4:12 - La Biblia del Oso  RV1569

Lamed Nunca los Reyes de la tierra, ni todos los que habitan el mundo, creyeron que el enemigo y el aduerſario entrára por las puertas de Ieruſalem.

Ver Capítulo