x

Biblia Online

Anuncios


Deuteronomio 28:67 - Nacar-Colunga

Deuteronomio 28:67

a la mañana dirás: “¡Oh, si fuese de noche!” Y a la noche dirás: “¡Oh, si fuese de día!,” por el miedo que se apoderará de tu corazón y por lo que tus ojos verán.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Reina Valera 1960

Por la mañana dirás: ¡Quién diera que fuese la tarde! y a la tarde dirás: ¡Quién diera que fuese la mañana! por el miedo de tu corazón con que estarás amedrentado, y por lo que verán tus ojos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Nueva Version Internacional

Debido a las visiones que tendrás y al terror que se apoderará de ti, dirás en la mañana: ¡Si tan sólo fuera de noche!, y en la noche: ¡Si tan sólo fuera de día!

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Nueva Versión Internacional 1999

Debido a las visiones que tendrás y al terror que se apoderará de ti, dirás en la mañana: “¡Si tan sólo fuera de noche!”, y en la noche: “¡Si tan sólo fuera de día!”

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Biblia de las Americas

Por la mañana dirás: "¡Oh, si fuera la tarde!" Y por la tarde dirás: "¡Oh, si fuera la mañana!" por causa del espanto de tu corazón con que temerás y por lo que verán tus ojos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Dios habla hoy

Será tanto el miedo que tendrás, y tales las cosas que verás, que por la mañana dirás: '¡Ojalá que ya fuera de noche!', y por la noche dirás: '¡Ojalá que ya fuera de día!'

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Kadosh Israelita Mesiánica

En la mañana dirás: '¡O, cómo deseo que fuera de noche! Y en la noche dirás: '¡O, cómo deseo que fuera de mañana!' – a causa del temor sobrecogiendo tu corazón y las escenas que vean tus ojos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - Nueva Traducción Viviente

Por la mañana dirás: “¡Si tan sólo fuera de noche!”, y al oscurecer dirás: “¡Si tan sólo fuera de día!”. Pues te aterrarás al ver los horrores espantosos que habrá a tu alrededor.

Ver Capítulo

Deuteronomio 28:67 - La Biblia del Oso  RV1569

Por la mañana dirás, Quien dieße la tardé. Y à la tarde dirás, Quien dieße la mañana: del miedo de tu coraçon conque eſtarás amedrentado: y de loque veran tus ojos.

Ver Capítulo