x

Biblia Online

Anuncios


Daniel 4:22 - Nacar-Colunga

Daniel 4:22

Te arrojarán de en medio de los hombres y morarás entre las bestias del campo, y te darán a comer hierba como a los bueyes, te empapará el rocío del cielo y pasarán sobre ti siete tiempos hasta que sepas que el Altísimo es el dueño del reino de los hombres y se lo da a quien le place.

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Reina Valera 1960

tú mismo eres, oh rey, que creciste y te hiciste fuerte, pues creció tu grandeza y ha llegado hasta el cielo, y tu dominio hasta los confines de la tierra.

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Nueva Version Internacional

Ese árbol es Su Majestad, que se ha hecho fuerte y poderoso, y con su grandeza ha alcanzado el cielo. ¡Su dominio se extiende a los lugares más remotos de la tierra!

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Nueva Versión Internacional 1999

Ese árbol es Su Majestad, que se ha hecho fuerte y poderoso, y con su grandeza ha alcanzado el cielo. ¡Su dominio se extiende a los lugares más remotos de la tierra!

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Biblia de las Americas

eres tú, oh rey, que te has hecho grande y fuerte, y tu grandeza ha crecido y ha llegado hasta el cielo, y tu dominio hasta los confines de la tierra.

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Dios habla hoy

ese árbol es Su Majestad, que ha crecido y se ha hecho poderoso. La grandeza de Su Majestad ha aumentado hasta alcanzar la altura del cielo, y su dominio se ha extendido sobre toda la tierra.

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡eres tú, O rey! Tú has crecido y te has fortalecido – tu grandeza ha crecido y llega al cielo, y tu reino se extiende hasta los confines de la tierra.

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - Nueva Traducción Viviente

Ese árbol es usted, su Majestad. Pues usted ha crecido y se ha hecho fuerte y poderoso; su esplendor llega hasta el cielo y su gobierno hasta los confines de la tierra.

Ver Capítulo

Daniel 4:22 - La Biblia del Oso  RV1569

Tu miſmo eres ò Rey, que creciſte, y te heziſte fuerte: y tu grãdeza creció, y ha llegado haſta el cielo, y tu ſeñorio haſta el cabo de la tierra.

Ver Capítulo