x

Biblia Online

Anuncios


Deuteronomio 14:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Deuteronomio 14:8

Ni puerco, porque tiene vña hendida, mas no rumia, ſeroſhá immundo. Dela carne deeſtos no comereys, ni tocareys ſus cuerpos muertos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Reina Valera 1960

ni cerdo, porque tiene pezuña hendida, mas no rumia; os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Tampoco deben comer carne de cerdo, pues aunque tiene partidas las pezuñas, no es rumiante. ¡Ni se les ocurra tocar un cerdo muerto!

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Nueva Version Internacional

"El cerdo es también impuro porque, aunque tiene la pezuña hendida, no rumia. No podrás comer su carne ni tocar su cadáver.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Nueva Versión Internacional 1999

»El cerdo es también impuro porque, aunque tiene la pezuña hendida, no rumia. No podrás comer su carne ni tocar su cadáver.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Biblia de las Americas

Y el cerdo, aunque tiene la pezuña dividida, no rumia; será inmundo para vosotros. No comeréis de su carne ni tocaréis sus cadáveres.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Dios habla hoy

"El cerdo, porque tiene pezuñas partidas pero no es rumiante. Deben considerarlo impuro. No coman la carne de estos animales ni toquen sus cuerpos muertos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ni el puerco,[57] porque tiene pezuña hendida, pero no rumia; no comerás la carne de estos ni tocarás su cadáver.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Nueva Traducción Viviente

Tampoco comerás cerdo, pues tiene las pezuñas partidas pero no es un animal rumiante, así que es ceremonialmente impuro para ti. No comerás la carne de ninguno de los animales que acabo de mencionar, ni siquiera tocarás sus cuerpos muertos.

Ver Capítulo

Deuteronomio 14:8 - Reina Valera Antigua 1602

Ni puerco: porque tiene uña hendida, mas no rumia, os será inmundo. De la carne de éstos no comeréis, ni tocaréis sus cuerpos muertos.

Ver Capítulo