Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Zacarías 11:5 - Dios habla hoy

Zacarías 11:5

Los compradores las matan sin sentirse culpables, y los vendedores dicen: '¡Gracias al Señor, y a soy rico!' Ni siquiera sus propios pastores tienen compasión de ellas. [2]

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Reina Valera 1960

a las cuales matan sus compradores, y no se tienen por culpables; y el que las vende, dice: Bendito sea Jehová, porque he enriquecido; ni sus pastores tienen piedad de ellas.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Los que las compran, las matan sin ninguna compasión; los que las venden, dicen “¡Gracias a Dios ya soy rico!”; y ni siquiera sus propios pastores se compadecen de ellas.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Nueva Version Internacional

Quienes las compran las matan impunemente, y quienes las venden dicen: ¡Bendito sea el Señor, porque me he enriquecido! Ni sus propios pastores se compadecen de ellas.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Biblia de las Americas

Los que las compran las matan y salen impunes, y el que las vende dice: "¡Bendito sea el SEÑOR, porque me he enriquecido!"; y ni sus propios pastores se compadecen de ellas.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Nueva Traducción Viviente

Los compradores matan a las ovejas sin remordimiento. Los vendedores dicen: “¡Gloria al SEÑOR! ¡Ahora soy rico!”. Ni siquiera los pastores tienen compasión de las ovejas.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Palabra de Dios para Todos

Los dueños de las ovejas las matan y no reciben castigo. Los que venden las ovejas agradecen al Señor por el dinero ganado. Los pastores no sienten compasión por sus ovejas.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Biblia de Jerusalén 1998

ésas que sus compradores matan impunemente, mientras sus vendedores dicen: "¡Bendito sea Yahvé; ya soy rico!", y a las que no perdonan los pastores.

Ver Capítulo

Zacarías 11:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Sus compradores los matan y siguen sin castigo; mientras aquellos que los venden, dicen: "¡Baruj YAHWEH! ¡Ahora soy rico!" Y sus propios pastores no muestran ninguna piedad. [59]

Ver Capítulo