x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Salmos 43:5 - Dios habla hoy

Salmos 43:5

¿Por qué voy a desanimarme? ¿Por qué voy a estar preocupado? Mi esperanza he puesto en Dios, a quien todavía seguiré alabando. ¡Él es mi Dios y Salvador!

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Reina Valera 1960

¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios; porque aún he de alabarle, Salvación mía y Dios mío.

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Traducción en Lenguaje Actual

¡No hay razón para que me inquiete! ¡No hay razón para que me preocupe! ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré!

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Nueva Version Internacional

¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza, y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Nueva Versión Internacional 1999

¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza, y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Biblia de las Americas

¿Por qué te abates, alma mía, y por qué te turbas dentro de mí? Espera en Dios, pues he de alabarle otra vez. ¡El es la salvación de mi ser, y mi Dios!

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

O mi alma, ¿por qué estás tan abatida? ¿Por qué estás tan turbada dentro de mí? Espera en Elohim, porque yo le daré gracias a El quien es la sanidad de mi semblante y mi Elohim.

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Nueva Traducción Viviente

¿Por qué estoy desanimado? ¿Por qué está tan triste mi corazón? ¡Pondré mi esperanza en Dios! Lo alabaré otra vez, ¡mi Salvador y mi Dios!

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque te abates, ô anima mia, y porque bramas contra mi? Eſpera à Dios, por q̃ aun lo tẽgo de alabar por las ſaludes de mi preſencia, que es mi Dios.

Ver Capítulo

Salmos 43:5 - Reina Valera Antigua 1602

¿Por qué te abates, oh alma mía, Y por qué te conturbes en mí? Espera á Dios; porque aun le tengo de alabar; Es él salvamento delante de mí, y el Dios mío.

Ver Capítulo