x

Biblia Online

Anuncios


Salmos 39:12 - Dios habla hoy

Salmos 39:12

"Señor, escucha mi oración, ¡presta oído a mis lamentos!, ¡no te quedes callado ante mis lágrimas! yo soy para ti un extranjero, un ave de paso, como mis antepasados.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Reina Valera 1960

Oye mi oración, oh Jehová, y escucha mi clamor. No calles ante mis lágrimas; Porque forastero soy para ti, Y advenedizo, como todos mis padres.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Traducción en Lenguaje Actual

»Dios mío, oye mi oración, escucha mi queja, no desatiendas mi llanto. Para ti soy un peregrino; estoy de paso por esta vida, como mis antepasados.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Nueva Version Internacional

"Señor, escucha mi oración, atiende a mi clamor; no cierres tus oídos a mi llanto. Ante ti soy un extraño, un peregrino, como todos mis antepasados.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Nueva Versión Internacional 1999

»Señor, escucha mi oración, atiende a mi clamor; no cierres tus oídos a mi llanto. Ante ti soy un extraño, un peregrino, como todos mis antepasados

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Biblia de las Americas

Escucha mi oración, oh SEÑOR, y presta oído a mi clamor; no guardes silencio ante mis lágrimas; porque extranjero soy junto a ti, peregrino, como todos mis padres.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

Escucha mi oración, O YAHWEH, escucha mi súplica, no estés sordo a mis lágrimas; porque soy sólo un extranjero en La Tierra que va de paso, como todos mis padres.[122]

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Nueva Traducción Viviente

¡Oh SEÑOR, oye mi oración!, ¡escucha mis gritos de auxilio! No cierres los ojos ante mis lágrimas. Pues soy tu invitado, un viajero de paso, igual que mis antepasados.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - La Biblia del Oso  RV1569

Oye mi oraciõ ô Iehoua, y eſcucha mi clamor; no calles àmis lagrimas; porque peregrino ſoy contigo; aduenedizo, como todos mis padres.

Ver Capítulo

Salmos 39:12 - Reina Valera Antigua 1602

Oye mi oración, oh Jehová, y escucha mi clamor: No calles á mis lágrimas; Porque peregrino soy para contigo, Y advenedizo, como todos mis padres.

Ver Capítulo