x

Biblia Online

Anuncios


Romanos 16:18 - Dios habla hoy

Romanos 16:18

porque no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios apetitos, y con sus palabras suaves y agradables engañan el corazón de la gente sencilla.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Reina Valera 1960

Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Traducción en Lenguaje Actual

porque no sirven a Cristo, nuestro Señor, sino que buscan su propio bien. Hablan a la gente con palabras bonitas, pero son unos mentirosos y engañan a los que no entienden.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Nueva Version Internacional

Tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios deseos.* Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Nueva Versión Internacional 1999

Tales individuos no sirven a Cristo nuestro Señor, sino a sus propios deseos.[m] Con palabras suaves y lisonjeras engañan a los ingenuos.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Biblia de las Americas

Porque los tales son esclavos, no de Cristo nuestro Señor, sino de sus propios apetitos, y por medio de palabras suaves y lisonjeras engañan los corazones de los ingenuos.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque hombres como estos no están sirviendo a nuestro Adón el Mashíaj, sólo sus panzas; con su oratoria suave y sus lisonjas, engañan al inocente.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Nueva Traducción Viviente

Tales personas no sirven a Cristo nuestro Señor; sirven a sus propios intereses. Con palabras suaves y halagos, engañan a la gente inocente.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque los tales no ſiruen àl Señor nueſtro Ieſus el Chriſto, ſi no à ſus viẽtres: y con ſuaues palabras y bendiciones engañan los coraçones de los ſimples.

Ver Capítulo

Romanos 16:18 - Reina Valera Antigua 1602

Porque los tales no sirven al Señor nuestro Jesucristo, sino á sus vientres; y con suaves palabras y bendiciones engañan los corazones de los simples.

Ver Capítulo