Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Romanos 1:32 - Dios habla hoy

Romanos 1:32

Saben muy bien que Dios ha decretado que quienes hacen estas cosas merecen la muerte; y , sin embargo, las siguen haciendo, y hasta ven con gusto que otros las hagan.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Reina Valera 1960

quienes habiendo entendido el juicio de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también se complacen con los que las practican.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Traducción en Lenguaje Actual

Dios ya lo ha dicho, y ellos lo saben, que quienes hacen esto merecen la muerte. Y a pesar de eso, no sólo siguen haciéndolo, sino que felicitan a quienes también lo hacen.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Nueva Version Internacional

Saben bien que, según el justo decreto de Dios, quienes practican tales cosas merecen la muerte; sin embargo, no sólo siguen practicándolas sino que incluso aprueban a quienes las practican.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Biblia de las Americas

los cuales, aunque conocen el decreto de Dios que los que practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también dan su aprobación a los que las practican.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Nueva Traducción Viviente

Saben bien que la justicia de Dios exige que los que hacen esas cosas merecen morir; pero ellos igual las hacen. Peor aún, incitan a otros a que también las hagan.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Palabra de Dios para Todos

Aunque saben que la ley de Dios dice que quienes hacen esto merecen morir, no les importa y siguen haciéndolo. Además afirman que los que hacen todo eso están en lo correcto.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Biblia de Jerusalén 1998

los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.

Ver Capítulo

Romanos 1:32 - Kadosh Israelita Mesiánica

Conocen muy bien el decreto justo de YAHWEH, que los que hacen tales cosas merecen la muerte; pese a ello, no sólo continúan haciéndolas, sino que aplauden a otros que hacen lo mismo.[9]

Ver Capítulo