A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined index: HTTP_ACCEPT_LANGUAGE

Filename: core/MY_Lang.php

Line Number: 96

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/tuengoogles/public_html/system/core/Exceptions.php:185)

Filename: libraries/Session.php

Line Number: 675

Proverbios 31:10 DHH - Mujer ejemplar no es fácil hallarla; ¡vale más que las piedras preciosas!
x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Proverbios 31:10 - Dios habla hoy

Proverbios 31:10

Mujer ejemplar no es fácil hallarla; ¡vale más que las piedras preciosas!

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Reina Valera 1960

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Traducción en Lenguaje Actual

¡Qué difícil es hallar una esposa extraordinaria! ¡Hallarla es como encontrarse una joya muy valiosa!

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Nueva Version Internacional

[4]  Álef - Mujer ejemplar,[5] ¿dónde se hallará? ¡Es más valiosa que las piedras preciosas!

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Epílogo: Acróstico a la mujer ejemplar [c] Álef Mujer ejemplar,[d] ¿dónde se hallará? ¡Es más valiosa que las piedras preciosas!

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Biblia de las Americas

Mujer hacendosa, ¿quién la hallará? Su valor supera en mucho al de las joyas.

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

אּ ¿Quién puede encontrar una mujer virtuosa? Porque tal es más valiosa que piedras preciosas.

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Nueva Traducción Viviente

*¿Quién podrá encontrar una esposa virtuosa y capaz? Es más preciosa que los rubíes.

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Aleph Muger valiente quiẽ la hallará? porque ſu valor luengamente paßa las piedras precioſas.

Ver Capítulo

Proverbios 31:10 - Reina Valera Antigua 1602

Mujer fuerte, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepuja largamente á la de piedras preciosas.

Ver Capítulo