A PHP Error was encountered

Severity: Notice

Message: Undefined index: HTTP_ACCEPT_LANGUAGE

Filename: core/MY_Lang.php

Line Number: 96

A PHP Error was encountered

Severity: Warning

Message: Cannot modify header information - headers already sent by (output started at /home/tuengoogles/public_html/system/core/Exceptions.php:185)

Filename: libraries/Session.php

Line Number: 675

Proverbios 29:24 DHH - El cómplice del ladrón es enemigo de sí mismo, pues aunque oye maldiciones[1] no confiesa.
x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Proverbios 29:24 - Dios habla hoy

Proverbios 29:24

El cómplice del ladrón es enemigo de sí mismo, pues aunque oye maldiciones[1] no confiesa.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Reina Valera 1960

El cómplice del ladrón aborrece su propia alma; Pues oye la imprecación y no dice nada.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Traducción en Lenguaje Actual

Si te juntas con ladrones no aprecias en nada tu vida; pues cuando ellos sean acusados, no podrás negar que eres culpable.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Nueva Version Internacional

El cómplice del ladrón atenta contra sí mismo; aunque esté bajo juramento,[2] no testificará.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Nueva Versión Internacional 1999

El cómplice del ladrón atenta contra sí mismo; aunque esté bajo juramento,[t] no testificará.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Biblia de las Americas

El que se asocia con un ladrón aborrece su propia vida; oye el juramento, pero no dice nada.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Kadosh Israelita Mesiánica

El cómplice de un ladrón odia a su propia alma; él oye cuando lo ponen bajo juramento pero no responde.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Nueva Traducción Viviente

Si ayudas a un ladrón, sólo te perjudicas a ti mismo; juras decir la verdad, pero no testificarás.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - La Biblia del Oso  RV1569

El aparcero del ladron aborrece ſu vida; oyrá maldiciones, y no lo denunciará.

Ver Capítulo

Proverbios 29:24 - Reina Valera Antigua 1602

El aparcero del ladrón aborrece su vida; Oirá maldiciones, y no lo denunciará.

Ver Capítulo