x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Nahum 3:18 - Dios habla hoy

Nahum 3:18

"¡Cómo duermen tus pastores, oh rey de Asiria! Tus oficiales descansan, tus tropas andan dispersas por los montes y no hay quien las reúna.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Reina Valera 1960

Durmieron tus pastores, oh rey de Asiria, reposaron tus valientes; tu pueblo se derramó por los montes, y no hay quien lo junte.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Traducción en Lenguaje Actual

»Rey de Asiria, tú hiciste sufrir a muchas naciones. Pero ahora van a morir tus generales y tus jefes principales. Tu ejército andará perdido por los montes, y no habrá quien pueda reunirlo. Tú estás herido de muerte, y ya nadie podrá sanarte. Todos los que oyen la noticia aplauden de alegría».

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Nueva Version Internacional

Rey de Asiria, tus pastores están amodorrados, ¡tus tropas escogidas se echaron a dormir! Tu pueblo anda disperso por los montes, y no hay quien lo reúna.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Nueva Versión Internacional 1999

Rey de Asiria, tus pastores están amodorrados, ¡tus tropas escogidas se echaron a dormir! Tu pueblo anda disperso por los montes, y no hay quien lo reúna.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Biblia de las Americas

Duermen tus pastores, oh rey de Asiria; tus nobles reposan. Tu pueblo está disperso por los montes y no hay quien lo reúna.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Tus pastores se están desmayando, rey de Ashur. [18] ° Tus jefes están dormidos. ° Tu pueblo está disperso por todas las montañas, ° con nadie para recogerlos. °

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Nueva Traducción Viviente

Tus pastores duermen, oh rey asirio, tus príncipes yacen muertos en el polvo. Tu pueblo está disperso por las montañas, sin nadie que lo reúna.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Durmieron tus paſtores, ò Rey de Aßyria, repoſaron tus valientes: tu Pueblo ſe derramó por los montes, y no ay quien lo junte.

Ver Capítulo

Nahum 3:18 - Reina Valera Antigua 1602

Durmieron tus pastores, oh rey de Asiria, reposaron tus valientes: tu pueblo se derramó por los montes, y no hay quien lo junte.

Ver Capítulo