x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Miqueas 4:9 - Dios habla hoy

Miqueas 4:9

Ahora pues, ¿por qué gritas así, como una mujer con dolores de parto? ¿Acaso porque en ti no hay rey? ¿O porque han muerto tus consejeros?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Reina Valera 1960

Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero, que te ha tomado dolor como de mujer de parto?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Traducción en Lenguaje Actual

»Tú, Jerusalén, lloras y te retuerces de dolor, como si fueras una mujer a punto de tener un hijo. Pero no hay razón para que llores; ¡tienes rey y no te faltan consejeros! Más bien, llora porque tus habitantes te abandonarán y vivirán en el campo, y después serán llevados a Babilonia. Sin embargo, yo los pondré en libertad; ¡yo mismo los libraré del poder de sus enemigos!

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Nueva Version Internacional

Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿Acaso no tienes rey? ¿Por qué te han venido dolores de parto? ¿Murió acaso tu consejero?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Nueva Versión Internacional 1999

Castigo y triunfo de Sión Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿Acaso no tienes rey? ¿Por qué te han venido dolores de parto? ¿Murió acaso tu consejero?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Biblia de las Americas

Ahora, ¿por qué gritas tan fuerte? ¿No hay rey en ti? ¿Ha perecido tu consejero, que el dolor te aflige como a mujer de parto?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

¿Por qué ahora has conocido calamidades? ° ¿No tienes un rey? ° ¿Ha sido destruid o tu consejero, ° que estás sobrecogida con dolores como la mujer de parto?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Nueva Traducción Viviente

Ahora pues, ¿por qué gritas de terror? ¿Acaso no tienes rey que te dirija? ¿Han muerto todos tus sabios? El dolor te ha apresado como a una mujer durante el parto.

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - La Biblia del Oso  RV1569

Aora porque gimes tanto? No ay Rey en ti? Perecio tu conſejero, que te ha tomado dolor como de muger de parto?

Ver Capítulo

Miqueas 4:9 - Reina Valera Antigua 1602

Ahora ¿por qué gritas tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero, que te ha tomado dolor como de mujer de parto?

Ver Capítulo