Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Mateo 6:26 - Dios habla hoy

Mateo 6:26

Miren las aves que vuelan por el aire: no siembran ni cosechan ni guardan la cosecha en graneros; sin embargo, el Padre de ustedes que está en el cielo les da de comer. ¡Y ustedes valen más que las aves!

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Reina Valera 1960

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas?

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Traducción en Lenguaje Actual

»Miren los pajaritos que vuelan por el aire. Ellos no siembran ni cosechan, ni guardan semillas en graneros. Sin embargo, Dios, el Padre que está en el cielo, les da todo lo que necesitan. ¡Y ustedes son más importantes que ellos!

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Nueva Version Internacional

Fíjense en las aves del cielo: no siembran ni cosechan ni almacenan en graneros; sin embargo, el Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes mucho más que ellas?

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Biblia de las Americas

Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No sois vosotros de mucho más valor que ellas?

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Nueva Traducción Viviente

Miren los pájaros. No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta. ¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Palabra de Dios para Todos

Miren a las aves, ellas no cultivan ni cosechan ni tampoco guardan nada en graneros. Sin embargo, su Padre que está en el cielo les da alimento. ¿No son ustedes más importantes que ellas?

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Biblia de Jerusalén 1998

Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?

Ver Capítulo

Mateo 6:26 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡Miren las aves volando alrededor! Ellas ni plantan, ni cosechan, ni guardan comida en graneros; aún su Padre celestial les da de comer. ¿No valen ustedes más que ellas?

Ver Capítulo