Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Marcos 2:22 - Dios habla hoy

Marcos 2:22

Ni tampoco se echa vino nuevo en cueros viejos, porque el vino nuevo hace que se revienten los cueros, y se pierden tanto el vino como los cueros. Por eso hay que echar el vino nuevo en cueros nuevos."

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Reina Valera 1960

Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar.

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Traducción en Lenguaje Actual

»Tampoco se echa vino nuevo en recipientes de cuero viejo; porque al fermentar el vino nuevo hace que el cuero viejo se reviente. Así el vino nuevo se pierde, y los recipientes también. Por eso hay que echar vino nuevo en recipientes nuevos.

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Nueva Version Internacional

Ni echa nadie vino nuevo en odres viejos. De hacerlo así, el vino hará reventar los odres y se arruinarán tanto el vino como los odres. Más bien, el vino nuevo se echa en odres nuevos.

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Biblia de las Americas

Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque entonces el vino romperá el odre, y se pierde el vino y también los odres; sino que se echa vino nuevo en odres nuevos.

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Nueva Traducción Viviente

»Y nadie pone vino nuevo en cueros viejos. Pues el vino reventaría los cueros, y tanto el vino como los cueros se echarían a perder. El vino nuevo necesita cueros nuevos.

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Palabra de Dios para Todos

Ni tampoco echa vino nuevo en cueros viejos, porque el vino revienta los cueros. Así se dañan tanto el vino como los cueros. Más bien se echa el vino nuevo en cueros nuevos".

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Biblia de Jerusalén 1998

Nadie echa tampoco vino nuevo en pellejos viejos; de otro modo, el vino reventaría los pellejos y se echarían a perder tanto el vino como los pellejos: sino que el vino nuevo, en pellejos nuevos."

Ver Capítulo

Marcos 2:22 - Kadosh Israelita Mesiánica

Y nadie pone vino nuevo en odres viejos; si lo hace, el vino reventará los odres y ambos, el vino y los odres, serán arruinados. En cambio el vino nuevo es para odres frescos, acabados de acondicionar.[10]

Ver Capítulo