Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Malaquías 3:8 - Dios habla hoy

Malaquías 3:8

y yo pregunto: ¿Acaso un hombre puede defraudar a Dios? ¡Pues ustedes me han defraudado! y todavía preguntan: '¿En qué te hemos defraudado?' ¡En los diezmos y en las ofrendas me han defraudado!

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Reina Valera 1960

¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Yo les respondo: “No es fácil que alguien me robe; sin embargo, ¡ustedes me han robado!” »Todavía se atreven a preguntarme: “¿Y qué te hemos robado?” Pues escúchenme bien: ¡Me han robado porque han dejado de darme el diezmo y las ofrendas!

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Nueva Version Internacional

"¿Acaso roba el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando! "Y todavía preguntan: ¿En qué te robamos? "En los diezmos y en las ofrendas.

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Biblia de las Americas

¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me estáis robando. Pero decís: "¿En qué te hemos robado?" En los diezmos y en las ofrendas.

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Nueva Traducción Viviente

»¿Debería el pueblo estafar a Dios? ¡Sin embargo, ustedes me han estafado! »Pero ustedes preguntan: “¿Qué quieres decir? ¿Cuándo te hemos estafado?”. »Me han robado los diezmos y ofrendas que me corresponden.

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Palabra de Dios para Todos

¿Acaso puede el ser humano robar a Dios? ¡Pues ustedes me están robando! Y todavía preguntan: “¿En qué le hemos robado?” ¡En los diezmos y en las ofrendas!

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Biblia de Jerusalén 1998

¿Puede un hombre defraudar a Dios? ¡Pues vosotros me defraudáis! - Y encima decís: ¿En qué te hemos defraudado? - En el diezmo y en la ofrenda reservada.

Ver Capítulo

Malaquías 3:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

"¿Puede una persona insultar a Elohim? ° Sin embargo, ustedes me insultan. ° Pero preguntan: ¿Cómo te hemos insultado? En la décima parte y en los primeros frutos aun están con ustedes.

Ver Capítulo