Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Lucas 8:8 - Dios habla hoy

Lucas 8:8

Pero otra parte cayó en buena tierra; y creció, y dio una buena cosecha, hasta de cien granos por semilla." Esto dijo Jesús, y añadió con voz muy fuerte: "¡Los que tienen oídos, oigan!"

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Reina Valera 1960

Y otra parte cayó en buena tierra, y nació y llevó fruto a ciento por uno. Hablando estas cosas, decía a gran voz: El que tiene oídos para oír, oiga.

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Traducción en Lenguaje Actual

El resto de las semillas cayó en buena tierra. Las plantas nacieron, crecieron y produjeron espigas que tenían hasta cien semillas.» Después, Jesús dijo con voz muy fuerte: «¡Si ustedes en verdad tienen oídos, pongan mucha atención!»

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Nueva Version Internacional

Pero otra parte cayó en buen terreno; así que brotó y produjo una cosecha del ciento por uno." Dicho esto, exclamó: "El que tenga oídos para oír, que oiga."

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Biblia de las Americas

Y otra parte cayó en tierra buena, y creció y produjo una cosecha a ciento por uno. Y al hablar estas cosas, Jesús exclamaba: El que tiene oídos para oír, que oiga.

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Nueva Traducción Viviente

Pero otras semillas cayeron en tierra fértil. Estas semillas crecieron, ¡y produjeron una cosecha que fue cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!». Después de haber dicho esto, exclamó: «El que tenga oídos para oír, que escuche y entienda».

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Palabra de Dios para Todos

Otras semillas cayeron en tierra buena. Las semillas crecieron y dieron fruto cien veces más de lo que se había sembrado". Jesús terminó su historia diciendo: "¡Oigan bien lo que les digo!"

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Biblia de Jerusalén 1998

Y otra cayó en tierra buena y, creciendo, dio fruto centuplicado." Dicho esto, exclamó: "El que tenga oídos para oír, que oiga."

Ver Capítulo

Lucas 8:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero parte cayó en tierra fértil, creció y produjo cien veces más de lo que se había sembrado." Después de decir esto, hizo un llamado: "¡El que tenga oídos para oír, que oiga!"

Ver Capítulo