Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Lucas 20:20 - Dios habla hoy

Lucas 20:20

Mandaron a unos espías que, aparentando ser hombres honrados, hicieran decir a Jesús algo que les diera pretexto para ponerlo bajo el poder y la jurisdicción del gobernador romano.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Reina Valera 1960

Y acechándole enviaron espías que se simulasen justos, a fin de sorprenderle en alguna palabra, para entregarle al poder y autoridad del gobernador.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Traducción en Lenguaje Actual

Los enemigos de Jesús querían arrestarlo y entregarlo al gobernador romano. Pero, como no tenían de qué acusarlo, enviaron a unos espías para que se hicieran pasar por personas buenas y vigilaran en qué momento Jesús decía algo malo.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Nueva Version Internacional

Entonces, para acecharlo, enviaron espías que fingían ser gente honorable. Pensaban atrapar a Jesús en algo que él dijera, y así poder entregarlo a la jurisdicción del gobernador.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Biblia de las Americas

Y acechándole, enviaron espías que fingieran ser justos, para sorprenderle en alguna declaración a fin de entregarle al poder y autoridad del gobernador.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Nueva Traducción Viviente

Esperando su oportunidad, los líderes mandaron espías que se hicieron pasar por hombres sinceros. Trataban de hacer que Jesús dijera algo que pudieran informar al gobernador de Roma para que lo arrestara.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Palabra de Dios para Todos

Los líderes judíos observaban a Jesús todo el tiempo. Enviaron a unos espías que fingían tener buenas intenciones para escucharlo. Querían usar en su contra algo de lo que él dijera. Así podrían entregarlo al poder y autoridad del gobernador.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Biblia de Jerusalén 1998

Quedándose ellos al acecho, le enviaron unos espías, que fingieran ser justos, para sorprenderle en alguna palabra y poderle entregar al poder y autoridad del procurador.

Ver Capítulo

Lucas 20:20 - Kadosh Israelita Mesiánica

Así que ellos se mantenían al acecho de la situación. Enviaban espías hipócritamente, que se representaban a sí como justos, para echar mano a algo que Yahshúa dijera, y tener una excusa para entregarlo a la jurisdicción y autoridad del gobernador.

Ver Capítulo