x

Biblia Online

Anuncios


Jueces 9:45 - Dios habla hoy

Jueces 9:45

Abimelec peleó contra la ciudad todo aquel día, la tomó y mató al pueblo que en ella estaba; destruyó la ciudad y la sembró de sal. [18]

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Reina Valera 1960

Y Abimelec peleó contra la ciudad todo aquel día, y tomó la ciudad, y mató al pueblo que en ella estaba; y asoló la ciudad, y la sembró de sal.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Traducción en Lenguaje Actual

Abimélec siguió peleando todo ese día, hasta que se apoderó de la ciudad, y mató a la gente que estaba allí. Luego destruyó la ciudad y esparció sal sobre las ruinas.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Nueva Version Internacional

Abimélec combatió contra la ciudad durante todo aquel día, hasta que la conquistó matando a sus habitantes; arrasó la ciudad y esparció sal sobre ella.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Nueva Versión Internacional 1999

Abimélec combatió contra la ciudad durante todo aquel día, hasta que la conquistó matando a sus habitantes; arrasó la ciudad y esparció sal sobre ella.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Biblia de las Americas

Y peleó Abimelec contra la ciudad todo aquel día, capturó la ciudad y mató a la gente que había en ella; entonces arrasó la ciudad y la sembró de sal.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Kadosh Israelita Mesiánica

Avimelej peleó contra la ciudad todo el día; la capturó, mató a sus habitantes, destruyó sus edificios y esparció sal por la tierra.[39]

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Nueva Traducción Viviente

La batalla duró todo el día, hasta que finalmente Abimelec tomó la ciudad. Entonces mató a los habitantes, redujo la ciudad a escombros y esparció sal por todo el suelo.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - La Biblia del Oso  RV1569

Y Abi-melech deſpues de auer combatido la ciudad todo aquel dia, tomola, y mató el pueblo que en ella eſtaua y aſoló la ciudad, y ſembróla de ſal.

Ver Capítulo

Jueces 9:45 - Reina Valera Antigua 1602

Y después de combatir Abimelech la ciudad todo aquel día, tomóla, y mató el pueblo que en ella estaba, y asoló la ciudad, y sembróla de sal.

Ver Capítulo