Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Juan 12:3 - Dios habla hoy

Juan 12:3

María trajo unos trescientos gramos de perfume de nardo puro, muy caro, y perfumó los pies de Jesús; luego se los secó con sus cabellos. Y toda la casa se llenó del aroma del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Reina Valera 1960

Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Traducción en Lenguaje Actual

María, su otra hermana, tomó una botella de un perfume muy caro y perfumó los pies de Jesús. Después los secó con sus cabellos, y toda la casa se llenó con el olor del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Nueva Version Internacional

María tomó entonces como medio litro de nardo puro, que era un perfume muy caro, y lo derramó sobre los pies de Jesús, secándoselos luego con sus cabellos. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Biblia de las Americas

Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro que costaba mucho, ungió los pies de Jesús, y se los secó con los cabellos, y la casa se llenó con la fragancia del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Nueva Traducción Viviente

Entonces María tomó un frasco con casi medio litro* de un costoso perfume preparado con esencia de nardo, le ungió los pies a Jesús y los secó con sus propios cabellos. La casa se llenó de la fragancia del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Palabra de Dios para Todos

Luego María tomó casi medio litro de perfume en aceite muy caro hecho de nardo puro. Derramó el aceite en los pies de Jesús y los secó con su cabello. La casa se llenó con el olor del perfume en aceite.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Biblia de Jerusalén 1998

Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume.

Ver Capítulo

Juan 12:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

Miryam cogió una pinta de aceite de nardo puro, que es muy caro, lo derramó sobre los pies de Yahshúa y enjugó sus pies con sus cabellos; y así la casa se llenó de la fragancia del perfume.[111]

Ver Capítulo