Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jeremías 51:30 - Dios habla hoy

Jeremías 51:30

Los soldados babilonios dejaron de luchar, se quedaron en sus fortalezas; sus fuerzas se agotaron, y hasta parecían mujeres. Sus ciudades fueron invadidas y sus casas incendiadas.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Reina Valera 1960

Los valientes de Babilonia dejaron de pelear, se encerraron en sus fortalezas; les faltaron las fuerzas, se volvieron como mujeres; incendiadas están sus casas, rotos sus cerrojos.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Traducción en Lenguaje Actual

»Los soldados de Babilonia ya no tienen valor para luchar. Débiles y llenos de miedo, se han refugiado en sus torres; mientras tanto, el enemigo quema casas y derriba puertas.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Nueva Version Internacional

Dejaron de combatir los guerreros de Babilonia; se escondieron en las fortalezas. Sus fuerzas se agotaron; se volvieron como mujeres. y destrozados sus cerrojos.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Biblia de las Americas

Han dejado de luchar los valientes de Babilonia, permanecen en las fortalezas; se han agotado sus fuerzas, se han vuelto como mujeres; han sido incendiadas sus moradas, rotos están sus cerrojos.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Nueva Traducción Viviente

Sus guerreros más poderosos ya no luchan más. Permanecen en sus cuarteles, sin valentía; se volvieron como mujeres. Los invasores quemaron las casas y derribaron las puertas de la ciudad.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Palabra de Dios para Todos

Los guerreros de Babilonia han dejado de combatir; se esconden en sus fortalezas; desfallecen, parecen mujeres. Sus casas han sido incendiadas y sus cerrojos destrozados.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Biblia de Jerusalén 1998

Cesaron de guerrear los valientes de Babilonia, se han quedado en las fortalezas. Agotóse su bravura, se volvieron mujeres; quemaron sus aposentos, se rompieron sus barras.

Ver Capítulo

Jeremías 51:30 - Kadosh Israelita Mesiánica

El guerrero de Bavel se ha rendido ante la batalla; ellos permanecen en sus fortalezas; Su valentía ha fallado; ahora son como mujeres. Sus moradas están incendiadas, los cerrojos de las puertas, quebrados.[250] °

Ver Capítulo