Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jeremías 39:9 - Dios habla hoy

Jeremías 39:9

Por último, Nebuzaradán, comandante de la guardia real, llevó desterrados a Babilonia tanto a los habitantes de la ciudad que aún quedaban como a los que se habían pasado a los caldeos; en fin, a todo el pueblo.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Reina Valera 1960

Y al resto del pueblo que había quedado en la ciudad, y a los que se habían adherido a él, con todo el resto del pueblo que había quedado, Nabuzaradán capitán de la guardia los transportó a Babilonia.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Traducción en Lenguaje Actual

El comandante de la guardia personal del rey, que se llamaba Nebuzaradán, se llevó presos a Babilonia a todos los que quedaban en Jerusalén, y también a los que apoyaban a los babilonios.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Nueva Version Internacional

Finalmente Nabuzaradán, el comandante de la guardia, llevó cautivos a Babilonia tanto al resto de la población como a los desertores, es decir, a todos los que quedaban.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Biblia de las Americas

Y en cuanto al resto del pueblo que quedaba en la ciudad, a los desertores que se habían pasado a él, y los demás del pueblo que quedaban, Nabuzaradán, capitán de la guardia, los llevó cautivos a Babilonia.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Nueva Traducción Viviente

Luego Nabuzaradán, capitán de la guardia, envió a Babilonia a los que habían desertado para unirse a sus filas junto con el resto del pueblo que quedaba en la ciudad.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Palabra de Dios para Todos

Nabuzaradán, comandante de la guardia, llevó cautivos a Babilonia a todos los que quedaban en la ciudad y a los que habían desertado.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Biblia de Jerusalén 1998

en cuanto al resto del pueblo que quedaba en la ciudad, a los desertores que se habían pasado a él y a los artesanos restantes los deportó Nabuzardán, jefe de la guardia, a Babilonia.

Ver Capítulo

Jeremías 39:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Nevuzaradan el comandante de la guardia, entonces deportó a Bavel el resto de la población de la ciudad, los desertores que se habían pasado a él, el resto de la gente que quedaba.

Ver Capítulo