x

Biblia Online

Anuncios


Jeremías 31:19 - Dios habla hoy

Jeremías 31:19

yo me aparté de ti, pero estoy arrepentido; he reconocido mi pecado y me doy golpes en el muslo;[7] me siento avergonzado y humillado por los pecados de mi juventud. '

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Reina Valera 1960

Porque después que me aparté tuve arrepentimiento, y después que reconocí mi falta, herí mi muslo; me avergoncé y me confundí, porque llevé la afrenta de mi juventud.

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Traducción en Lenguaje Actual

”Cuando jóvenes, te abandonamos; pero ahora estamos arrepentidos. ¡Estamos tan avergonzados que nosotros mismos nos herimos!”

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Nueva Version Internacional

Yo me aparté, pero me *arrepentí; al comprenderlo me di golpes de pecho.[2] porque cargo con el oprobio de mi juventud.

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Nueva Versión Internacional 1999

Yo me aparté, pero me arrepentí; al comprenderlo me di golpes de pecho.[b] Me siento avergonzado y humillado porque cargo con el oprobio de mi juventud.”

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Biblia de las Americas

"Porque después que me aparté, me arrepentí, y después que comprendí, me di golpes en el muslo; me avergoncé y también me humillé, porque llevaba el oprobio de mi juventud."

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque después de mi cautividad me arrepentí. ° Y después que supe, gemí por el día de vergüenza, ° y te mostré que yo llevé la vergüenza de mi juventud.'[148] °

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Nueva Traducción Viviente

Me aparté de Dios, pero después tuve remordimiento. ¡Me di golpes por haber sido tan estúpido! Estaba profundamente avergonzado por todo lo que hice en los días de mi juventud”.

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque deſpues que me conuerti, tuue arrepentimiento; y deſpues que me conoci, heri el muſlo: confundime y vue verguença: porq̃ lleué la verguẽça de mis mocedades.

Ver Capítulo

Jeremías 31:19 - Reina Valera Antigua 1602

Porque después que me convertí, tuve arrepentimiento, y después que me conocí, herí el muslo: avergoncéme, y confundíme, porque llevé la afrenta de mis mocedades.

Ver Capítulo