x

Biblia Online

Anuncios


Jeremías 12:12 - Dios habla hoy

Jeremías 12:12

Por todas las lomas del desierto vinieron hombres violentos, porque yo, el Señor, tengo una espada que destruirá el país de extremo a extremo, y no habrá paz para ninguno.

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Reina Valera 1960

Sobre todas las alturas del desierto vinieron destruidores; porque la espada de Jehová devorará desde un extremo de la tierra hasta el otro; no habrá paz para ninguna carne.

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Nueva Version Internacional

Sobre todas las lomas del desierto vinieron depredadores. de un extremo al otro, y para nadie habrá *paz.

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Nueva Versión Internacional 1999

Sobre todas las lomas del desierto vinieron depredadores. La espada del Señor destruirá al país de un extremo al otro, y para nadie habrá paz.

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Biblia de las Americas

Sobre todas las alturas desoladas del desierto han venido destructores, porque la espada del SEÑOR devora de un extremo de la tierra al otro; no hay paz para nadie.

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

En todo pasaje del desierto los saqueadores han venido; sí, la espada de YAHWEH devora La Tierra desde un extremo al otro, nada viviente tiene Shalom. °

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Nueva Traducción Viviente

Se pueden ver ejércitos destructores en todas las cumbres desiertas de las colinas. La espada del SEÑOR devora a la gente de un extremo al otro de la nación. ¡Nadie escapará!

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - La Biblia del Oso  RV1569

Sobre todos los lugares altos del deſierto vinieron dißipadores: porque el cuchillo de Iehoua traga deſde el vn extremo de la tierra haſta el otro extremo: no ay paz para ninguna carne.

Ver Capítulo

Jeremías 12:12 - Reina Valera Antigua 1602

Sobre todos los lugares altos del desierto vinieron disipadores: porque la espada de Jehová devorará desde el un extremo de la tierra hasta el otro extremo: no habrá paz para ninguna carne.

Ver Capítulo