x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 10:10 - Dios habla hoy

Jeremías 10:10

El Señor es el Dios verdadero, el Dios viviente, el Rey eterno. Cuando se enoja, tiembla la tierra; las naciones no pueden resistir su ira.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Reina Valera 1960

Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Pero tú, nuestro Dios, eres el Dios verdadero; ¡Tú nos das vida y reinas por siempre! Cuando te enojas, tiembla la tierra; ¡no hay nación que resista tu furia!»

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Nueva Version Internacional

Pero el Señor es el Dios verdadero, el Dios viviente, el Rey eterno. Cuando se enoja, tiembla la tierra; las naciones no pueden soportar su ira.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Pero el Señor es el Dios verdadero, el Dios viviente, el Rey eterno. Cuando se enoja, tiembla la tierra; las naciones no pueden soportar su ira.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Biblia de las Americas

Pero el SEÑOR es el Dios verdadero; El es el Dios vivo y el Rey eterno. Ante su enojo tiembla la tierra, y las naciones son impotentes ante su indignación.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero YAHWEH es el verdadero Elohim, ° el Elohim viviente, el Rey eterno. ° Ante Su ira, la tierra tiembla; ° las naciones no pueden resistir su furia. °

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Nueva Traducción Viviente

Sin embargo, el SEÑOR es el único Dios verdadero. ¡Él es el Dios viviente y el Rey eterno! Toda la tierra tiembla ante su enojo; las naciones no pueden hacerle frente a su ira.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Mas Iehoua Dios es la Verdad, el miſmo es Dios Biuo y Rey Eterno: de ſu yra tiembla la tierra, y las Gentes no pueden ſuffrir ſu ſaña.

Ver Capítulo

Jeremías 10:10 - Reina Valera Antigua 1602

Mas Jehová Dios es la verdad; él es Dios vivo y Rey eterno: á su ira tiembla la tierra, y las gentes no pueden sufrir su saña.

Ver Capítulo