x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 57:1 - Dios habla hoy

Isaías 57:1

Los hombres honrados mueren y nadie se preocupa; los hombres buenos desaparecen, y nadie entiende que al morir se ven libres de los males

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Reina Valera 1960

Perece el justo, y no hay quien piense en ello; y los piadosos mueren, y no hay quien entienda que de delante de la aflicción es quitado el justo.

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Traducción en Lenguaje Actual

Isaías dijo: «Muere la gente honrada y a nadie le llama la atención; desaparece la gente buena y nadie entiende que la muerte los libra de sus males.

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Nueva Version Internacional

El justo perece, y a nadie le importa; mueren tus siervos fieles, y nadie comprende que mueren los justos a causa del mal.

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Nueva Versión Internacional 1999

El justo perece, y a nadie le importa; mueren tus siervos fieles, y nadie comprende que mueren los justos a causa del mal.

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Biblia de las Americas

El justo perece, y no hay quien se preocupe; los hombres piadosos son arrebatados, sin que nadie comprenda que ante el mal es arrebatado el justo,

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Kadosh Israelita Mesiánica

El hombre justo perece, y nadie lo lleva al corazón. ° Hombres rectos son arrebatados, y nadie considera ° que la persona justa ha sido removida de la senda de la justicia. °

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Nueva Traducción Viviente

La gente buena se muere; muchas veces, los justos mueren antes de que llegue su hora. Pero a nadie parece importarle el por qué, tampoco se lo preguntan a sí mismos. Parece que nadie entiende que Dios los está protegiendo del mal que vendrá.

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - La Biblia del Oso  RV1569

Perece el juſto, y no ay quien eche de ver: y los pios ſon recogidos, y no ay quien entienda que delante de la afflicion es recogido el juſto.

Ver Capítulo

Isaías 57:1 - Reina Valera Antigua 1602

PERECE el justo, y no hay quien pare mientes; y los píos son recogidos, y no hay quien entienda que delante de la aflicción es recogido el justo.

Ver Capítulo