x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 48:19 - Dios habla hoy

Isaías 48:19

tus descendientes serían numerosos, incontables como la arena del mar; yo nunca los hubiera destruido, ni los hubiera apartado de mi vista."

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Reina Valera 1960

Fuera como la arena tu descendencia, y los renuevos de tus entrañas como los granos de arena; nunca su nombre sería cortado, ni raído de mi presencia.

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Traducción en Lenguaje Actual

y ahora tus descendientes serían tan numerosos como las arenas del mar. Yo nunca los habría destruido ni los habría apartado de mi vista».

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Nueva Version Internacional

Como la arena serían tus descendientes; como los granos de arena, tus hijos; su nombre nunca habría sido eliminado ni borrado de mi presencia."

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Nueva Versión Internacional 1999

Como la arena serían tus descendientes; como los granos de arena, tus hijos; su nombre nunca habría sido eliminado ni borrado de mi presencia.»

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Biblia de las Americas

Sería como la arena tu descendencia, y tus hijos como sus granos; nunca habría sido cortado ni borrado su nombre de mi presencia.

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

Tu zera hubiera sido tan numerosa como la arena, ° tus hijos incontables como los granos de polvo en el suelo. y ahora tampoco, de ningún modo, serán totalmente destruidos ni su nombre perecerá de delante de Mí."

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Nueva Traducción Viviente

Tus descendientes habrían sido como la arena del mar, ¡imposibles de contar! No habría sido necesario destruirte ni cortar el nombre de tu familia».

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - La Biblia del Oso  RV1569

Fuêra, como la arena, tu ſimiente: y los renueuos de tus entrañas como las pedrezuelas deella: nuca ſu nombre fuêra cortado, ni raydo demi preſencia.

Ver Capítulo

Isaías 48:19 - Reina Valera Antigua 1602

Fuera como la arena tu simiente, y los renuevos de tus entrañas como las pedrezuelas de ella; nunca su nombre fuera cortado, ni raído de mi presencia.

Ver Capítulo