x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 43:23 - Dios habla hoy

Isaías 43:23

No me ofreciste holocaustos de ovejas ni me honraste con sacrificios. yo no te cansé pidiéndote ofrendas, ni te molesté exigiéndote incienso.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Reina Valera 1960

No me trajiste a mí los animales de tus holocaustos, ni a mí me honraste con tus sacrificios; no te hice servir con ofrenda, ni te hice fatigar con incienso.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Nueva Version Internacional

No me has traído el cordero de tus *holocaustos, ni me has honrado con tus sacrificios. No te he abrumado exigiendo ofrendas de grano, ni te he agobiado reclamando incienso.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Nueva Versión Internacional 1999

No me has traído el cordero de tus holocaustos, ni me has honrado con tus sacrificios. No te he abrumado exigiendo ofrendas de grano, ni te he agobiado reclamando incienso.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Biblia de las Americas

No me has traído las ovejas de tus holocaustos, ni me has honrado con tus sacrificios. No te he abrumado exigiendo ofrendas, ni te he cansado exigiendo incienso.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Kadosh Israelita Mesiánica

No me has traído ovejas para tus ofrendas quemadas, no me has honrado con tus sacrificios. ° No te he agobiado requiriendo que sirvas con sacrificios ni te he fatigado con incienso. °

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Nueva Traducción Viviente

No me has traído ovejas ni cabras para ofrendas quemadas. No me has honrado con sacrificios, aun cuando no te he agobiado ni fatigado con exigencias de ofrendas de granos y de incienso.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - La Biblia del Oso  RV1569

No me truxiſte a mi los animales de tus holocauſtos, ni me honrraſte à mi con tus ſacrificios: no te hize ſeruir con Preſente, ni te hize fatigar con perfume.

Ver Capítulo

Isaías 43:23 - Reina Valera Antigua 1602

No me trajiste á mí los animales de tus holocaustos, ni á mí me honraste con tus sacrificios: no te hice servir con presente, ni te hice fatigar con perfume.

Ver Capítulo