x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 33:9 - Dios habla hoy

Isaías 33:9

La tierra está de luto y triste, el Líbano se marchita avergonzado, el valle de Sarón se ha convertido en un desierto, Basán y el monte Carmelo están pelados.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Reina Valera 1960

Se enlutó, enfermó la tierra; el Líbano se avergonzó, y fue cortado; Sarón se ha vuelto como desierto, y Basán y el Carmelo fueron sacudidos.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Todos en el país están tristes; los bosques del Líbano se han secado y han perdido su color. Todo el valle de Sarón ha quedado hecho un desierto; la región de Basán y el monte Carmelo han perdido su verdor».

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Nueva Version Internacional

La tierra está de luto y languidece; el Líbano se avergüenza y se marchita; Sarón es como un desierto; Basán y el Carmelo pierden su follaje.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Nueva Versión Internacional 1999

La tierra está de luto y languidece; el Líbano se avergüenza y se marchita; Sarón es como un desierto; Basán y el Carmelo pierden su follaje.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Biblia de las Americas

De duelo está la tierra y languidece, el Líbano está avergonzado y se marchita; Sarón es como una llanura desierta, y pierden su follaje Basán y el Carmelo.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

La Tierra está de luto y debilitándose. El Levanon se está marchitando con vergüenza. El Sharon se ha vuelto como el Aravah. Bashan y Karmel han sido sacudidos hasta desnudarlos.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Nueva Traducción Viviente

La tierra de Israel se marchita con el duelo; el Líbano se seca a causa de la vergüenza. La llanura de Sarón es ahora un desierto; Basán y el Carmelo han sido saqueados.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - La Biblia del Oso  RV1569

Enlutoſe, enfermó la tierra: el Libano ſe auergonçó, y fue cortado: Saron fue tornado como deſierto. Baſan, y Carmel; fueron ſacudidos.

Ver Capítulo

Isaías 33:9 - Reina Valera Antigua 1602

Enlutóse, enfermó la tierra: el Líbano se avergonzó, y fué cortado: hase tornado Sarón como desierto; y Basán y Carmel fueron sacudidos.

Ver Capítulo