x

Biblia Online

Anuncios


Isaías 10:4 - Dios habla hoy

Isaías 10:4

Si no son humillados y llevados presos, caerán con los que mueran asesinados. y sin embargo la ira del Señor no se ha calmado; él sigue amenazando todavía. [1]

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Reina Valera 1960

Sin mí se inclinarán entre los presos, y entre los muertos caerán. Ni con todo esto ha cesado su furor, sino que todavía su mano está extendida.

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Traducción en Lenguaje Actual

»Porque ustedes serán humillados, llevados presos y asesinados. A pesar de todo esto, el enojo de Dios no se calmará; nos seguirá amenazando todavía.

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Nueva Version Internacional

No les quedará más remedio que humillarse entre los cautivos o morir entre los masacrados. A pesar de todo esto, la ira de Dios no se ha aplacado; ¡su mano aún sigue extendida!

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Nueva Versión Internacional 1999

No les quedará más remedio que humillarse entre los cautivos o morir entre los masacrados. A pesar de todo esto, la ira de Dios no se ha aplacado; ¡su mano aún sigue extendida!

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Biblia de las Americas

Sólo queda encorvarse entre los cautivos o caer entre los muertos. Con todo eso no se aparta su ira, y aún está su mano extendida.

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

para que no caigan en el cautiverio? ° Aún después de todo esto, su ira permanece, su brazo levantado todavía amenaza.

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Nueva Traducción Viviente

Irán tropezando como prisioneros o quedarán tendidos entre los muertos. Pero aun así no quedará satisfecho el enojo del SEÑOR; su puño sigue preparado para dar el golpe.

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Sino ſe inclinâren entre los preſos: y cayeren entre los muertos. Ni con todo eſto ceßará ſu furor, antes toda via ſu mano eſtendida.

Ver Capítulo

Isaías 10:4 - Reina Valera Antigua 1602

Sin mí se inclinarán entre los presos, y entre los muertos caerán. Ni con todo esto ha cesado su furor, antes todavía extendida su mano.

Ver Capítulo