Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hechos 16:19 - Dios habla hoy

Hechos 16:19

Pero cuando los amos de la muchacha vieron que y a no tenían más esperanza de ganar dinero por medio de ella, agarraron a Pablo y a Silas y los llevaron ante las autoridades, a la plaza principal.

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Reina Valera 1960

Pero viendo sus amos que había salido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los trajeron al foro, ante las autoridades;

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Traducción en Lenguaje Actual

Pero los dueños de la muchacha, al ver que se les había acabado la oportunidad de ganar más dinero, llevaron a Pablo y a Silas ante las autoridades, en la plaza principal.

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Nueva Version Internacional

Cuando los amos de la joven se dieron cuenta de que se les había esfumado la esperanza de ganar dinero, echaron mano a Pablo y a Silas y los arrastraron a la plaza, ante las autoridades.

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Biblia de las Americas

Pero cuando sus amos vieron que se les había ido la esperanza de su ganancia, prendieron a Pablo y a Silas, y los arrastraron hasta la plaza, ante las autoridades;

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Nueva Traducción Viviente

Las esperanzas de sus amos de hacerse ricos ahora quedaron destruidas, así que, agarraron a Pablo y a Silas y los arrastraron hasta la plaza del mercado ante las autoridades.

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Palabra de Dios para Todos

Al ver los dueños de la esclava que no la podían seguir utilizando para ganar más dinero, agarraron a Pablo y a Silas y los llevaron a las autoridades en la plaza principal de la ciudad.

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Biblia de Jerusalén 1998

Al ver sus amos que se les había ido su esperanza de ganancia, prendieron a Pablo y a Silas y los arrastraron hasta el ágora, ante los magistrados;

Ver Capítulo

Hechos 16:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero cuando los dueños de ella vieron que con lo que había sucedido ya no tenían más esperanzas de ganancia por medio de ella, agarraron a Shaúl y a Sila, y los arrastraron hasta la plaza del mercado, para llevarlos ante las autoridades.

Ver Capítulo