Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hebreos 9:12 - Dios habla hoy

Hebreos 9:12

Cristo ha entrado en el santuario, y a no para ofrecer la sangre de chivos y becerros, sino su propia sangre; ha entrado una sola vez y para siempre, y ha obtenido para nosotros la liberación eterna.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Reina Valera 1960

y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Traducción en Lenguaje Actual

Cristo no entró a ese santuario para ofrecer a Dios la sangre de animales, sino para ofrecer su propia sangre. Entró una sola vez y para siempre; de ese modo, de una vez por todas nos libró del pecado.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Nueva Version Internacional

entró una sola vez y para siempre en el Lugar Santísimo. No lo hizo con sangre de machos cabríos y becerros, sino con su propia sangre, logrando así un rescate eterno.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Biblia de las Americas

y no por medio de la sangre de machos cabríos y de becerros, sino por medio de su propia sangre, entró al Lugar Santísimo una vez para siempre, habiendo obtenido redención eterna.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Nueva Traducción Viviente

Con su propia sangre —no con la sangre de cabras ni de becerros —entró en el Lugar Santísimo una sola vez y para siempre, y aseguró nuestra redención eterna.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Palabra de Dios para Todos

Cristo entró una sola vez al Lugar Santísimo del cielo. No ofreció la sangre de chivos ni becerros, sino su propia sangre, y de esa forma nos liberó verdaderamente y para siempre.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Biblia de Jerusalén 1998

Y penetró en el santuario una vez para siempre, no con sangre de machos cabríos ni de novillos, sino con su propia sangre, consiguiendo una liberación definitiva.

Ver Capítulo

Hebreos 9:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

entró en el Lugar Kadosh Kadoshim una vez y para siempre. Y entró, no por medio de sangre de corderos y becerros, sino por medio de su propia sangre, así redimiendo a todo el mundo para siempre.

Ver Capítulo